¿Cómo puede fomentar la curiosidad natural y el estado de alerta de su hijo?

Los pequeños trozos de col son de una naturaleza curiosa. Para estos pequeños, todo es nuevo. A menudo, la curiosidad natural de su descendencia puede incluso convertirse en una fuente de distracción para ellos. Todo el mundo sabe que la música es un despertar para los sentidos. Especialmente para los niños, hay muchos juguetes que pueden fomentar su curiosidad natural y el despertar. Desde el nacimiento, los niños son introducidos a una variedad de juguetes de estimulación musical que les ayudarán a crecer con un sentido del ritmo. Esto les permite asociar un sonido con un gesto, una forma o un color.

Fomente la curiosidad natural y el estado de alerta de su bebé

Tan pronto como vuelvas de la sala de maternidad, crear un ambiente sano es una fase importante para calmar al recién nacido. Los juguetes de estimulación musical como una luz nocturna o una caja de música son los mejores juguetes de estimulación que estimularán la curiosidad natural del bebé. También proporcionan una canción de cuna para ayudar al bebé a dormirse. Hasta los 6 meses de edad, los bebés no están realmente interesados en los juguetes a menos que produzcan movimientos o sonidos repetitivos. Ambos estimulan al bebé mientras los observa y escucha. A partir del tercer o cuarto mes de vida del bebé, dale peluches o un sonajero que haga ruido cuando los coja, lo que estimulará su natural curiosidad. Y para su baño, prefiera los juguetes flotantes, que le permiten pulsar teclas para producir sonidos o notas musicales.

Responda a las preguntas de su hijo y deje que experimente su propia

No importa cuál sea la pregunta de su hijo, incluso una clásica como « ¿Por qué llamamos a un plato ‘plato’? », no es importante. « , en lugar de responder con un « no lo sé », dale una respuesta que le ayude a seguir adelante. Una respuesta simple que no va más allá de la pregunta, estimulando así su curiosidad. De hecho, un niño sólo dejará de hacer preguntas cuando tenga todas las respuestas. Seguirá interesado mientras siga siendo enigmático. Cuando todavía era un bebé, el niño ya tenía sed de aprender. El psicólogo llama a esto « investigación del cuerpo », un paso primordial. Esto puede describirse, por ejemplo, agarrando el pie y poniéndolo en la boca. Es el mismo escenario cuando el niño crece. Siempre es natural que las madres sobreprotejan a sus hijos. Dicho esto, es necesario dejar que se aventuren e incluso cometan errores para que se pregunten por qué.

Alentando y apoyando las pasiones y permitiendo que ocurran errores

No espere a que aparezcan temas o conceptos en el programa escolar para saciar la sed de conocimiento de su hijo. Fomentar y apoyar sus pasiones (ofreciendo encuentros, salidas, libros, documentales, etc.). Esto ayuda a fortalecer la relación creando fuertes lazos emocionales a través de los recuerdos compartidos, así como la prueba de que la opinión del niño importa a sus padres. También refuerza la motivación del niño porque se aprende por el placer de pensar y comprender, no por el bien de un examen. La curiosidad natural de un niño sólo florece realmente si sus padres no le permiten cometer errores. El hecho de que algo no haya sucedido exactamente como lo planeaste no significa que sea inútil. Los fracasos suelen ser instructivos porque te permiten aprender y mejorar. Lo que los niños aprenden es un trabajo sin fin. Hacer lo mejor que puedan para mejorar es un éxito personal.